Cómo hacer una oficina en casa

 

Hay muchas personas que permanecer con una idea de mudanza en su cabeza: quieren hacer la oficina en casa. Esto tiene que ver con las comodidades que plantea el hecho de no trasladarse todos los días, lo que exige la pérdida de horas que pueden ser destinadas a cosas más importantes que el simple hecho de llegar hacia otro lugar. Además, el trabajo en casa es un factor para lo comodidad y el confort, en el que se realizan las actividades más eficientemente y profesionalmente, como lo comprueban muchos estudios.

La decisión de mudar el trabajo a casa, tiene mucho que ver con los factores urbanos que afectan nuestra tranquilidad diaria, por los cuales la gente deduce que es mejor permanecer allí dentro. Los que logran generar de su casa, un hogar, terminan por quedar satisfechos con esta decisión, haciendo de su trabajo una actividad placentera y eficaz.

Así mismo, el incorporar una oficina en casa, también es una idea satisfactoria para aquellas personas que necesitan un lugar para seguir planificando y elaborando temas laborales fuera del espacio laboral, lo que los mantiene en un contacto pleno con la situación profesional por la que atraviesan. En estas dos necesidades (la de trabajar en casa, o la de seguir trabajando luego de las horas laborables), surge la idea de decorar un espacio, y convertirlo en oficina.

Guía para hacer una oficina en casa:

– Nuestra oficina, a diferencia de otros espacios del hogar, no debe ser estrictamente estética. Su primer característica debe perseguir a la practicidad. De esto se desprende que al comprar una silla, no nos fijemos únicamente en sus funciones decorativas. Teniendo en cuenta las horas que se pasa en nuestro lugar de trabajo, lo importante es que este mobiliario, respete nuestra ergonomía. Es decir que lo ideal será buscar una silla estética, que a su vez, cuide de nuestra salud.

Distintos tipos de oficina para distintos gustos 2

 

– La oferta en el mercado para crear despachos dentro de una casa obedecen a la norma de la estética y de la comodidad, como decíamos anteriormente. Por eso las posibilidades son innumerables. Así que más allá del mobiliario, en el que encontraremos cosas para todos los gustos, debemos centrarnos en el color de nuestra oficina. Lo ideal será apostar a tonalidades neutras y suaves como base, lo que visualmente no recargará la vista.

 

– Otro detalle a tener en cuenta en la decoración de una oficina es el orden: el orden en el trabajo nos ayuda además a sentirnos cómodos, que nos permita movernos espaciosamente, y donde encontremos los materiales rápidamente, para que no se afecte en el desorden al tiempo de trabajo.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Macarena Gelmi

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios

1 comentario

  1. […] y gavetas que ofrecen zonas adicionales ocultas. El escritorio es muy amplio, por lo que permite tener a mano lo fundamental para el trabajo diario sin que luzca desordenado. Toda la estancia es iluminada por unos ventanales en los que se han […]