Un salón en morado y amarillo

Te traemos una interesante propuesta de decoración del salón, recurriendo al morado y al amarillo, una combinación atrevida y llena de luz, acorde a la primavera.

Para evitar las estridencias que resulten en una saturación, lo que se plantea es crear una base en color gris, en diferentes tonalidades de la paleta, para dejar los acentos en amarillo y morado.

Así por ejemplo se optó por un amarillo mostaza, algo más apagado que otras versiones de este color, como también un morado oscuro. Otros acentos se realizaron en color malva, para agregar más luminosidad a esta composición.

El sofá principal se tapizó en color gris, mientras que un asiento adicional se tapizó en amarillo mostaza. La pared tiene una doble composición: gris en la mitad inferior, y malva y blanco en un papel pintado rayado para la parte superior.

Una otomana tapizada en color malva hace las veces de mesa de centro. Para los cojines, se optó por un estampado combinando ambos colores principales, también otros en amarillo y morado, combinando diferentes texturas como satén, terciopelo o jacquard.

Una buena idea a la hora de escoger los colores para la decoración, es plantear los colores a utilizar como se ha hecho en la imagen, así verás si funcionan todos juntos.

Vía: HGTV

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios