Cómo decorar mi salón y darle un toque elegante


Cada habitación o estancia de la vivienda tiene una idiosincrasia determinada, y por esas razones, la decoración de cada una de ellas debe ser diferentes. Es lógico pensar que toda la vivienda ha de tener un clima o una decoración general que incluya a las diferentes estancias, pero cada una de estas habitaciones ha de tener su toque particular, su propio espíritu.

El salón es el espacio de encuentro por excelencia, un lugar en el que podemos echarnos una siesta, relajarnos leyendo un libro o viendo una película o compartir una sobremesa con amigos y conocidos.

La decoración del salón tiene que reflejar esa singularidad, un carácter social y acogedor pero también un toque intimista y relajado para hacer de esta estancia un espacio agradable y tranquilo a partes iguales. Para conseguir esto, que no siempre es fácil, y además aportarle un toque moderno y elegante, os ofrecemos los siguientes consejos.

Toque moderno a partir del mobiliario

La modernidad puede estar presente en muchos elementos dentro del salón, pero sin duda el mobiliario es una de las mejores herramientas para introducir ese toque de modernidad. El mobiliario tiene la particularidad de que es, por un lado funcional, y por otro puede ser también estético y decorativo.

La dualidad blanco y negro

La modernidad no está reñida con las fórmulas atemporales. El contraste entre el blanco y el negro, aunque sea una apuesta clásica y repetida decenas de veces, resulta muy efectiva si se efectúa de manera correcta.  Una opción de conseguir ese contraste entre blanco y negro es a partir de papel pintado rayas con tonos en blanco y negro. El papel pintado es una apuesta económica de decoración que ofrece un toque original y distinguido al salón, y que puede conformar una estancia muy elegante.

Si la apuesta por el blanco y el negro parece muy arriesgada, el papel pintado Damasco con estampadas tribales y exóticos puede ser otra solución interesante.

Jugar con muchos colores y pocos elementos

Justamente ese es lo que hace el minimalismo, una tendencia en decoración que no por habitual en los últimos años resta en elegancia. Con la premisa de “menos es más” las apuestas minimalistas son muy acertadas para espacios interiores con mucha dosis de personalidad, como puede ser el salón. La clave de los espacios minimalistas es incluir un número reducido de elementos que aporten lo necesario para crear ambientes totalmente decorados, y es ahí donde juegan especial importancia los colores, preferiblemente vivos e intensos.

Crear espacios equilibrados

La elegancia en un salón está muy relacionada con la ausencia de desorden. En la decoración de espacios interiores es importante buscar el orden y la singularidad, y para ello no ayudan nada la acumulación de objetos extravagantes que lo único que hacen es restarle personalidad a la habitación. La clave en este aspecto está en combinar diseños originales con otros más sencillos y, de algún modo, tradicionales.

Paredes con relieve en 3D

Comentábamos anteriormente que el papel pintado es una solución interesante y económica para ofrecer modernidad y elegancia al salón. Las paredes juegan una importancia alta en la decoración de cualquier estancia de la vivienda. Además de papel pintado, existen otras opciones como paredes en relieve o paredes 3D que resultan muy elegantes y modernas si se combinan de manera acertada con el resto de elementos decorativos en el salón.

Combinar materiales

Un último consejo para conseguir un salón elegante a partir de la decoración es el propio uso de los materiales. Ya sea en muebles, textiles, sofás o elementos decorativos, explorar las posibilidades y combinar materiales como la madera, la piedra o los plásticos resulta muy interesante.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios