Monta tu propio huerto en casa

Monta tu propio huerto en casa 1


¿Sabes que la mayoría de frutas y hortalizas que adquieres en el supermercado son importadas? Que recorren miles de kilómetros para que puedas tomarlas en casa. La producción industrial de hortalizas, frutas y verduras está generando un grave problema ambiental y de diversidad.

Se están perdiendo variedades locales porque el objetivo que prima es la rentabilidad económica y el impacto que supone transportar estos productos agrícolas por miles de kilómetros genera unas emisiones de gases de efecto invernadero que son muy perjudiciales para nuestra habitabilidad en el planeta.

¿Cómo puedo reducir mi huella ecológica?

Una buena forma de reducir nuestra huella ecológica y preservar el medio ambiente es tener un huerto en casa. Cultivar nuestras propias verduras y hortalizas y llevar a la mesa los frutos de las plantas que hemos cuidado con mimo y constancia durante meses es una experiencia única, inigualable.

Mucha gente cree que cultivar tomates, cebollas, pimientos, ajos o hierbas aromáticas no es posible en hogares con poco espacio disponible, pero, ¿es realmente así? No, no es así, hasta en un piso con apenas 30 metros cuadrados se puede construir un pequeño huerto casero, ya que las plantas hortícolas sí se pueden cultivar en interior.

Lo único que necesitamos para un huerto casero son varias horas de sol al día, no colocar el huerto cercano a fuentes de calor extras como radiadores o electrodomésticos y productos adaptados para el cultivo en interior y espacios pequeños.

El siguiente paso será aprovechar al máximo el espacio, aunque si vivimos en una vivienda de dimensiones reducidas, en eso tenemos máster y posgrado. Incluso las propias plantas del huerto pueden servirnos como elementos decorativos y ofrecerán a la vivienda un espíritu más fresco y natural.

En el caso de montar un huerto casero en el patio, hay que tener en cuenta que el espacio que ocupa el huerto se va a ensuciar con facilidad. En ese caso, es interesante delimitar el espacio colindante con tiestos, setos u otros elementos decorativos, y si tenemos mascotas en casa, mucho cuidado con que accedan a esa zona, pues pueden acabar con toda nuestra rica cosecha de tomates y lechugas.

Un huerto urbano, beneficios educativos

En el caso de que haya niños en casa, una construcción de este tipo es perfecta para que ellos aprendan valores como la sosteniblidad, la importancia de tener hábitos de consumo saludable y el respeto por la naturaleza.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios