Cómo crear un rincón de trabajo

Hoy en decóralos, te daremos algunas claves para definir un rincón de tareas, lograr practicidad y una estética agradable, que nos permitan trabajar cómodos, sin atentar contra la decoración de nuestro hogar.

Con el paso del tiempo las maneras de trabajar se fueron modificando. Hoy, cualquier rincón de tu casa se pude convertir en una oficina: desde el garaje, pasando por un dormitorio y un living-comedor, y hasta el lavadero, son espacios posibles de transformar. Aquí, algunas ideas y reglas básicas para lograr un home office cómodo y práctico.

– Tratá de evitar las superficies que uses de forma continua: lo mejor es evitar la mesa de la cocina o del comedor, para no tener que estar moviendo objetos de un lado al otro. Tampoco es recomendable optar por superficies que no sean del todo cómodas, ya sea por su altura o por su tamaño, como puede pasar con una barra o una mesa ratona.

– Si contás con muy pocos metros cuadrados, lo recomendable es armar el escritorio en un rincón que puedas volver invisible: el interior de un armario, un par de caballetes con una tabla o aprovechar un hueco debajo de una escalera. La idea es evitar que la oficina invada visualmente el resto del espacio cuando no se utilice.

– Es importante que la zona de trabajo tenga un límite virtual que lo separe del resto del ambiente para que esté tan presente en horas de ocio. Se puede utilizar un biombo, una biblioteca o algún elemento divisor que pemitar bloquear (al menos un poco) la visión al escritorio.

– Para que este rincón de trabajo se sienta confortable y favorezca la concentración, lo mejor será apostar por colores fríos, pasteles o neutros.

– Utilizá un corcho, una pared con pintura imantada, o chapa de zinc para tener bien a mano las notas.

– Un punto vital es que el espacio de trabajo resulte coherente con la ambientación del resto del ambiente

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Macarena Gelmi

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios