Puffs Infantiles para habitaciones de niños


A todos nos encantan los puffs, es llegar a cualquier estancia donde haya uno de estos asientos y directamente vamos todos a sentarnos sobre ellos. El puff es un tipo de asiento que presenta una doble característica: es funcional al tiempo que decorativo, es decir, es útil porque sirve como asiento cómodo y además ofrece un toque simpático, original y divertido a la estancia en cuestión.

Para el caso de los niños es una opción muy adecuada porque existen puffs infantiles que reproducen todo tipo de estilos y que son cómodos y muy duraderos. En el caso de los puffs infantiles, la resistencia y la capacidad de soportar golpes es un aspecto fundamental.

¿Qué es un puff?

Un puff es una especie de bolsa de tela rígida rellena de una material blando que hace que sentarse sobre él resulta muy fácil y cómodo. Son los muebles de moda porque son bastante económicos, ofrecen mucha comodidad y versatilidad, son fáciles de transportar y son ideales para todo tipo de habitaciones, entre ellas por supuesto las habitaciones infantiles y juveniles.

Existen puffs para todos los gustos, de diferentes tamaños y de diferentes colores y diseños, así como materiales, tanto de la bosa que cubre al puff como del propio relleno. Si atendemos a los tipos de puffs por su forma podemos diferenciar entre: puffs de pera o tradicionales, puffs redondos, puffs cama, puffs taburete, etc.

¿Cómo elegir un puff infantil?

El primer requisito importante para elegir un puff infantil es el que ya hemos comentado, que sea resistente y duradero. Los niños en su habitación suelen ser bastante revoltosos: juegan, saltan corren… esto explica por qué los puffs y el resto de mobiliario de la habitación o accesorios debe ser resistente y que no pueda causar ningún tipo de problema para los pequeños: riesgo de asfixia, golpes, cortes…

El segundo aspecto fundamental es que los niños se sientan cómodos con estos elementos. Para ello existen puffs infantiles súper simpáticos y divertidos: con forma de balón de fútbol, guante de boxeo, personajes de ciencia ficción… si conseguimos que a los niños les guste el puff y explicamos que es un mueble que han de cuidar al tiempo que disfrutan de él, no será necesario conocer cuánto de resistente es este asiento.

Aunque existen puffs infantiles de todos los tamaños y todos los materiales, la mayoría suelen estar hechos de polipiel, una imitación al cuero muy resistente y muy fácil de lavar. Con el tamaño ocurre algo parecido, las medidas más comunes en puffs infantiles son 60 centímetros de ancho, 60 centímetros de largo y 100 centímetros de alto.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios