Elige el mejor puff gigante para tu hogar


Los puffs no son un producto muy novedoso, pues su invención data de 1968, pero es en los últimos años cuando está alcanzando más relevancia. Como todos sabemos, un puff es un sillón bajo y blando sin respaldo que tiene un relleno capaz de adaptarse a la forma de la persona que se sienta sobre él.

Ideales para pisos de estudiantes, cuartos infantiles, apartamentos pequeños y espacios exteriores como jardines o terrazas, son también muy comunes tanto en espacios de trabajo para lugares de descanso y confort como en establecimientos como bares o pubs tipo lounge, así como en chiringuitos de playa.

Los puffs suelen ser redondos pero en la actualidad existen pufs para todos los gustos: ovalados, cuadrados, con forma de sillón, etc. Se presentan en gran multitud de diseños y colores, los hay lisos y muy llamativos, estampados e incluso personalizados.

Las nuevas generaciones están incorporando este tipo de asientos cómodos y un punto informales en sus viviendas porque son un signo de modernidad y estilo desenfadado, además de presentar otras ventajas como su capacidad de movilidad o su facilidad de transporte. Las nuevas tecnologías y los materiales cada vez más resistentes también ayudan a la fama exponencial de estos elementos de descanso y confort, pues encontramos en el mercado hoy día puffs que son increíblemente cómodos, duraderos y grandes, hasta el punto de que muchos usuarios sustituyen los sofás y sillones de su vivienda por un puff gigante.

Tipos de puff a elegir

Existen diferentes tipos de puff a elegir, el más común es el puff tradicional que está formado por tela y relleno, la tela puede ser casi de cualquier material pero el consejo principal es que sea una tela gruesa, con bastante aguante y flexibilidad para evitar que se rompa por el uso.

Los puffs tradicionales son deformables, no suelen ser los más limpios pero son los más sencillos y solicitados para áreas como antesalas de salones, salas de lectura o patios y terrazas para sentarse y relejarse. Este tipo de puffs pueden tener forma de cojín gigante, de pera, redondeada… y los hay de todos los tamaños.

Un tipo diferente de puff son los puffs sólidos, que son aquellos que no se deforman prácticamente nada, se trata más de banquitos acolchados que de un puff propiamente dicho. Los puffs sólidos se utilizan bastante en cafeterías, bares o salones de fiesta y en estos lugares se valora tanto el descanso y el confort que proporcionan estos elementos como su aspecto estético, porque como sabemos, la decoración es arte y es también un modo de atrapar la atención de los clientes y que se sientan cómodos.

Los puffs sólidos varían en cuanto a su forma: cuadrados, rectangulares, más bajos o altos… pero su única distinción es que no se pueden colocar como uno quiera, como así ocurría con los puffs en forma de pera por ejemplo, sino que tienen base y asiento definido.

Dónde usar los puffs

En espacios domésticos se pueden usar en habitaciones, el salón, el patio o la terraza, pero si se trata de espacios públicos o comerciales, fundamentalmente estos asientos cómodos se usan en recepciones, áreas abiertas de centros comerciales y bares o restaurantes o también en bibliotecas e incluso en discotecas. Esta variedad de espacios disponibles se debe fundamentalmente a que los puffs no están asociados a ningún estilo en particular.

Existe tal cantidad de estilos y modelos adaptados a todas las necesidades que no debe ser difícil encontrar un puff que se adapte a las necesidades concretas, lo realmente complicado será qué puff elegir entre la gran variedad de modelos disponibles.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios