El sofá Chesterfield jamás pasa de moda

El sofá Chesterfield es uno de los clásicos del mundo de la decoración que jamás perdió vigencia. De líneas y corte ingles, este sofá es uno de los más deseados sobre todo por los amantes del estilo vintage chic. Aquí te mostramos cómo el sofá Chesterfield ha logrado traspasar las barreras del tiempo y convertirse en un sillón de moda.

Sus orígenes se remontan al siglo XIX momento en que, según indican diversas fuentes, el conde de Chesterfield encargó un sofá ebanista que permitiera a los caballeros de la alta sociedad sentarse en los clubes con la espalda recta para evitar las posturas elegantes. Lo cierto de todo ésto es que desde entonces hasta el día de hoy el sofá Chesterfield tiene un lugar privilegiado en el universo de la decoración. Este mueble de estilo clásico, inglés por donde se lo mire y que evoca belleza, sofisticación y comodidad, es capaz de adaptarse a los espacios modernos sin perder un ápice de elegancia.

El sofá Chesterfield jamás pasa de moda 2

Como cualidades o rasgos característicos debemos destacar su respaldo y brazos ubicados a la misma altura, las patas cortas y torneadas -en muchos casos vienen con ruedas- y, por supuesto, no podemos pasar por alto su tapizado capitoné, muy característico de este sofá (este es acolchado que presenta aspecto mullido con botones que, repartidos de forma geométrica por el tapizado, le da ese aspecto característico al estilo). Actualmente, diferentes firmas lo han reinventado respetando sus huellas características, pero incorporando otros materiales. De esta manera es posible encontrarlo elaborado de diferentes materiales: en cuero, por ejemplo, o tejidos como el terciopelo con tapizado en animal print y hasta patchwork.

El sofá Chesterfield jamás pasa de moda 3

Así, actualmente importantes firmas de decoración han introducido nuevas versiones del sofá Chester en su catálogo, entre ellas hay que destacar a Natuzzi , Becara o Laura Ashley, quienes nos proponen incorporar esta pieza clásica capaz de encajar en cuanlquier ambiente:  clásico, vintage, chic, incluso industrial. Eso sí, tiene un gran peso visual por lo que tendrás que balancear muy bien los volúmenes del resto del mobiliario. Lo ideal es combinar  el sofá chester con piezas de diseño que contrasten con su línea clásica.

Vía: Hola  

 

 

 

 

 

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Ivana Carino

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios