Consejos para escoger una cuna
También debes tomarte tu tiempo para elegir el lugar en el que pondrás la cuna, evitando que sea pegada a una ventana ya que es una zona más fría y además el pequeño podrá tirar de las cortinas o trepar por ellas. Tampoco la pongas junto a una estufa o radiador, el exceso de calor puede ser muy peligroso. En pocos meses, tu peque ya se pondrá de pie, así que no dejes a su alcance nada que pueda ser peligroso, como lámparas, enchufes o productos de higiene.

La ropa de la cuna

Un protector para el colchón está muy bien, pero que no sea impermeable ya que no permite que el aire circule libremente y puede suponer riesgo de asfixia si el bebé se da la vuelta y duerme boca abajo. Las sábanas pueden ser de cualquier tejido excepto de raso o seda, ya que se resbalaría y podría irse hacia abajo, quedando atrapado debajo del edredón y en una zona donde las sábanas están bien metidas a los lados. Lo más recomendable es que al dormir no haya más que la sábana y una mantita.

Cómo escoger una cuna para la habitación del bebé 3

El colchón

Su elección depende más de tu presupuesto y tus gustos, pero básicamente tiene que ser un colchón firme y cómodo, que no se hunda pero que tampoco sea muy rígido. No hay ningún inconveniente en que sea de látex, muelles, goma espuma, fibra de coco, viscoelástico, etc. Debe ajustarse perfectamente en tamaño a la cuna, evitando que haya huecos por los que el niño pueda quedarse atrapado o colarse.

Una buena inversión