El césped: mejor aliado contra terrenos sin aprovechar

Cuando adquirimos una parcela, nos encontramos con el dilema de cómo aprovechar adecuadamente el terreno que rodea a la edificación: piscina, jardín, un huerto… son opciones válidas que nos sirven para que la casa complemente adecuadamente con el resto de la propiedad, pero cuyo mantenimiento puede resultar costoso en términos económicos y de tiempo. En estos casos existe una solución de fácil mantenimiento y que combina practicidad con belleza: el césped.

El césped: mejor aliado contra terrenos sin aprovechar 2

Imagen: topgreen.com

Ventajas de una parcela cubierta de césped

El césped ofrece un atractivo visual a la parcela que en otras circunstancias se vería llena de espacios baldíos y sin aprovechar. El verde ofrece sensación de frescura, tranquilidad y tiene un mantenimiento consistente únicamente en el riego y en el cortado, que fácilmente se puede realizar mediante un tractor cortacésped sin apenas esfuerzo y en pocos minutos.

Por otra parte el césped ofrece la versatilidad de que cada espacio que cubre, puede ser reaprovechado para otros usos: desde zona de picnic, descanso o, si llegados el caso queremos aprovechar el terreno para una infraestructura mayor como la piscina o un cobertizo, no ofrece los inconvenientes de tener que “derribar” o “desmontar” cualquier otro espacio.

Su “instalación” es tan sencilla como desenrollar los tepes de césped natural que fácilmente podemos encontrar en el mercado (y a buen precio) y adherirlo al suelo como si se tratara de una alfombra. En cuestión de minutos tendremos una zona vegetal viva que alegrará la zona.

“Un suelo de asfalto o tierra rebota el calor aumentando la temperatura en días calurosos, mientras que el césped natural lo absorbe rebajando la temperatura varios grados”

El césped es vital para mantener con vida el suelo, controlando la erosión y manteniéndolo firme y estable, aunque su mayor ventaja natural es la de actuar como aire acondicionado al mantener la estructura húmeda y fresca permanentemente.

Por último, en épocas de lluvias no solo filtra el agua evitando que se acumule, sino que la canaliza manteniéndola en la superficie vegetal sin que se desplace a otras zonas como la vivienda, donde con lluvias cuantiosas se pueden causar pequeñas inundaciones.

Mantenimiento del césped

El fácil mantenimiento de una parcela de césped la destacábamos como una de sus principales ventajas. Jardines o huertas aportan belleza, pero requieren de unos cuidados diarios y exhaustivos, además de control de plagas, crecimiento, etc.

Por tanto, el césped es la solución ideal si queremos disfrutar de la vegetación sin que ésta requiera excesivos cuidados. Solo requiere tres tareas básicas:

Regado: cada dos-tres días aproximadamente en épocas calurosas. También depende de ello el tamaño de las hebras. A mayor tamaño, menor necesidad de riego y viceversa. En épocas de lluvia apenas nos tendremos que preocupar de su riego.

-Cortado: de una a tres veces al mes, según el riego, deberemos pasar la máquina cortadora para mantener una altura aproximada de cinco centímetros.

-Aireado: una vez cada dos-tres años deberemos “airear el césped”. Esto se realiza de forma fácil mediante una máquina o incluso mediante una herramienta que adherida a nuestros zapatos oxigena la tierra y remueve las hebras para que el agua y el aire circule adecuadamente entre las briznas.

Con estas simples tareas podremos mantener nuestra parcela útil y llena de alegría los 365 días del año.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios