Banco hecho con cabecero

Hemos visto en varios post la realización de cabeceros para la decoración del dormitorio con los más diversos materiales y reciclando objetos variados. Pero en esta ocasión, la propuesta es al revés: convertir un clásico cabecero de madera torneada en un banco para la decoración del jardín, aunque también podría ser para la decoración de la terraza o de los interiores.

El primer paso, si se trata de un objeto antiguo, es inyectar líquido anticarcoma en cada orificio que veamos, rebasando el mismo, para asegurar el trabajo. Alisa cada agujero con pasta de madera, nivelando con espátula.

Entonces sí, se procede a un lijado suave para que la superficie de la madera esté suave y libre de anteriores pinturas o barnices.

Aplica un par de capas de la pintura del color elegido, dejando secar bien entre una y otra.

En este caso, se ha utilizado el banco modelo Norden de IKEA, que al pintarse del mismo color conforma un único conjunto con el cabecero. Termina con unos cojines que combinen con ese color, y trabajo terminado.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios