Prepara tus propios jabones artesanales

El arte de la creación de jabones artesanales es uno de los pasatiempos más relajantes y útiles del mundo, ya que aparte de motivar tu proceso creativo y permitirte jugar con toda clase de ingredientes, elementos e insumos, proporciona un producto que puede ser de gran uso en el hogar para toda la familia.

La técnica más utilizada para realizar estos jabones artesanales es la saponificación ¿y de qué se trata esto, de sapos? Pues no, aunque no lo parezca es el nombre dado a un proceso químico de composición donde se da la “aleación” del agua con el aceite y el compuesto NaOH (hidróxido de sodio) que proporcionan propiedades detergentes o hidratantes como es el caso del jabón de lavanda y jabón de aceite de oliva respectivamente.

La técnica de saponificación se puede hacer en frio o en caliente y no es tan difícil de ejecutar; aunque la saponificación en frío es la más recomendable ya que conserva las propiedades naturales de los ingredientes de mejor manera, también la saponificación en caliente es una opción.

Una vez que aprendas la técnica podrás utilizar numerosos ingredientes para darle vida a tus creaciones; jabones neutros, de glicerina, de avena, de lavanda, de miel, de chocolate, entre otros.

Compartir en Google Plus

Acerca de Esperanza Río

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios