Crea tus propios cojines infantiles sin esfuerzo


En alguna ocasión hemos comentado en que consiste la filosofía DIY. DIY son las siglas en inglés de “Háztelo tú misma”, “Do It Yourself” y lo que nació como un movimiento de protesta y contracultural frente al consumismo se ha convertido en un alegato hacia las manualidades o crear productos en casa sin necesidad de tener que comprarlos en el mercado.

En internet podemos ver numerosos blogs y canales de Youtube donde nos enseñan a hacer todo tipo de manualidades siguiendo la filosofía DIY. En esta ocasión os vamos a comentar algunas ideas sobre crear tus propios cojines infantiles sin esfuerzo, para hacer la vida de tus pequeños mucho más cómoda y agradable.

Cómo se hacen los cojines infantiles

Para hacer cojines infantiles, el primer paso son los materiales a utilizar. Se trata de materiales que todas podemos tener en casa o que, en caso de tener que comprarlos, están disponibles en cualquier establecimiento. Necesitaremos: retales de tela con los colores que queramos forrar el cojín, retales de entretela, una aguja gruesa, botones, útiles habituales de costura: tijeras, alfileres, hilo y por último los patrones impresos para decorar el cojín.

El primer paso para crear un cojín infantil decorativo es cortar el patrón con la forma que le queramos dar al cojín: forma de nube, de corona, de corazón, o bien rectangular, circular, cuadrado… A continuación, pasamos el patrón a la tela y cortamos la tela, pero antes debemos plancharla bien para evitar pliegues o arrugas.

Siempre es importante dejar al menos 1.5 centímetros de margen de tela para que el relleno del cojín entre bien en la tela que va a forrar el cojín. Si son varios niños los que hay en casa, una solución para que no se peleen por los cojines es utilizar etiquetas personalizadas, de ese modo se identifica claramente cuál es el cojín o los cojines de cada niño. Las etiquetas personalizadas se colocan de manera cómoda y sin esfuerzo sobre los cojines, prendas de ropa, calzado, textiles, etc.

Si sobre la tela del cojín se quieren añadir otros elementos como botones, apliques, trozos de algodón, reforzar con otro tipo de tela… se puede hacer sin problemas, aunque una recomendación es marcar sobre la tela que sirve de forro al cojín el lugar donde van a ir estos elementos.

Una vez recortada toda la tela, con su forma y sus accesorios, basta con que introduzcamos el relleno en el cojín. Habitualmente, la técnica utilizada para la confección de cojines es el patchwork, aunque puede hacerse de manera mucho más cómoda. Para el cierre del cojín se pueden utilizar cremalleras o botones. El uso de la entretela es necesario en caso de que vayan a colocarse en el frente del cojín algunos elementos decorativos o incluso las etiquetas personalizadas, pues al planchar estos elementos sobre la tela, quedan más sujetos.

Los beneficios de los cojines infantiles

Tanto para los bebés como para los niños en sus primeros años de vida, la estimulación sensorial y el desarrollo de la psicomotricidad son fundamentales. Por esta razón, los cojines infantiles son una gran ayuda, ya que les sirven de instrumento para descubrir su mundo más cercano desarrollando dos de sus sentidos: la vista y el tacto.

A la propia utilidad de los cojines como elemento que favorece el descanso se le suma también esta función que facilita el desarrollo cognitivo. No obstante, la principal tarea de los cojines es favorecer el descanso como comentamos, y en ese sentido es importante evitar que los niños duerman boca abajo para evitar problemas en la espalda y el cuello.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios