Cómo hacer una funda para la máquina de coser


La filosofía DIY, Do It Yourself, gana cada vez más adeptos. Se trata ni más ni menos que de hacértelo tú mismo, es decir, proveerte tú de tus propios productos de consumo. Nacida como un movimiento contracultural, en la actualidad es una tendencia imperante en disciplinas como la decoración o las manualidades.

En esta ocasión, y siguiendo la filosofía DIY, os enseñamos a hacer una funda para la máquina de coser. Se trata de una tarea sencilla que pueden hacer todos los aficionados a la costura y que permite sustituir las fundas originales por otras más divertidas y coloridas. Comenzamos.

Materiales que se necesitan

Los materiales básicos que se requieren para esta manualidad son: telas para la funda, pueden ser de varios colores; unos alfileres o agujas; una cinta métrica para medir las telas y la máquina de coser; un cúter o unas tijeras, tiza para marcar, una regla y el tapete de corte.

Estos son los materiales básicos para hacer una funda sencilla, si se quiere reforzar la funda se pueden incluir entretelas, refuerzos, protecciones, etc.

Primeros pasos

El primer paso es el de medir la máquina de coser. Con la cinta métrica medimos la longitud, la anchura y la altura de la máquina. Debemos proceder a esta operación incluyendo todos los elementos que sobresalen de la máquina: guías o ruedas por ejemplo.

A las diferentes medidas obtenidas debemos sumarle unos 2 centímetros al largo (longitud), la altura la multiplicamos por dos y le sumamos el fondo (la anchura).

Los trozos de tela que hay que cortar son, al menos: uno largo que incluya dos veces la altura más la distancia del fondo y dos pequeños trozos para los laterales, que son paneles de tela rectangulares que incluyen las medidas de altura y fondo.

Si se trata de una funda para máquinas de coser como el modelo Silvercrest, a la venta en LIDL, debemos tener incluir en las medidas las dos ruedas del frontal, una rueda lateral y otros pequeños elementos en la parte superior de la máquina.

Cortar y coser

Una vez cortados los paneles de tela, unimos uno de los paneles laterales junto al panel de mayor tamaño, giramos el panel lateral y fijamos ambos con alfileres. A continuación, giramos el panel de mayor tamaño hasta la distancia del alto. Colocamos nuevamente alfileres para que se unan el panel de mayor tamaño y el panel lateral en el lado del fondo. Por último, volvemos a girar el panel de mayor tamaño y volvemos a colocar alfileres como en el primer paso pero en el otro lado del panel. Si lo hemos hecho bien, deben cuadrar las medidas.

El siguiente paso es coser. Teniendo como base los alfileres, dejamos un centímetro de margen y cosemos con la máquina. Hay que coser los dos laterales y el fondo, y no importa si la máquina pasa sobre los alfileres, pero es importante una vez cosido, retirar los alfileres.

Cuando terminemos de coser cada uno de los lados, hay que girar la tela, la funda, pero sin retirar por completo de la máquina de coser, para que se conserve la aguja.

Una vez cosido de un lado, cosemos el otro lado y retiramos con una tijera los hilos sueltos. Para evitar que se deshilache se pueden utilizar las tijeras de zigzag o hacer un zigzag con la máquina. Si utilizamos una entretela, como comentamos anteriormente, la funda queda más resistente, ofrece mayor protección.

Por último, le damos la vuelta a la funda, sacamos las puntas de los bordes y la ponemos sobre la máquina de coser. Si la funda tiene bastante margen cortamos y hacemos un zigzag o hacemos un dobladillo.

Este es el tutorial sobre cómo hacer una funda básica para la máquina de coser, como es lógico se le pueden añadir mayores dificultades: patchwork, incluir algún acabado en la tela, hacer diferentes panales, etc.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios