Cambia el aspecto de tus muebles con la técnica de patinado

Cambia el aspecto de tus muebles con la técnica de patinado 1

El patinado es una técnica que en los últimos años ha tomado protagonismo, esta le otorga a los muebles de madera un aspecto único que simula un estilo vintage o desgastado. El patinado, además, puede aplicarse a otros materiales como lo son el hierro y yeso, es una técnica muy sencilla de realizar. Aquí te daremos el paso a paso para que los apliques a tus muebles de madera.

Cuando el presupuesto no nos alcanza para cambiar el mobiliario de nuestro hogar una buena alternativa es aplicar la técnica de patinado. La misma le dará nueva vida a los ambientes de tu casa renovando el aspecto de aquellos muebles usados, con algún defecto o que ya han pasado a la categoría de desuso. Esta técnica lo que busca es acrecentar los pequeños defectos que pueda llegar a tener la madera, como lo son los relieves y las hendiduras para darle un acabado final con aires de romanticismo. A continuación te daremos un breve tutorial en el que indicaremos el paso a pasa para que lo hagas tú mismo.

Materiales

Para hacer una pátina de algún mueble u objeto del hogar, lo que primero necesitarás es reunir los materiales para entrar en acción. Busca unos guante, lijas de diferente grosor (80 %96 120 %96 180), paño húmedo, brochas, rodillo de espuma y dos tonos de esmalte al agua (uno se usará como color principal y el otro como color de fondo)

Procedimiento

Paso – Preparar la superficie: para comenzar con la restauración, en primar lugar se debe retirar toda la pintura y barniz del mueble. Para ello deberás lijar la superficie completa, de manera uniforme, hasta llegar a la madera virgen, utilizando las diferentes lijas: comenzando con la de grano grueso (80), siguiendo con una más suave (120) y terminando con la lija de menor grosor (180). Una vez terminado este primer paso, se debe limpiar la superficie con la ayuda de un paño.

Paso 2 – Aplicar el esmalte: una vez superado el paso 1, nos toca aplicar el esmalte al agua, debemos empezar pintando con el color que hayamos escogido para el fondo. Para ello recurramos a la ayuda de un rodillo de esponja, debemos pintar bien toda la superficie. Luego, nos toca esperar algunas horas hasta que se seque y volver a lijar la pintura para generar rugosidad. Por último, debemos aplicar otra mano de esmalte al agua, este debe ser un segundo tono el cual le dará el aspecto final. La idea es no ser demasiado prolijo al aplicar cada capa de pintura, pues lo que se busca generar un aspecto desgastado. Además, te en cuenta que a la hora de elegir los colores, estos sean dos tonos bien diferentes para que la pátina sea bien visible.

 

Vía: Preguntale a Sherwin

Compartir en Google Plus

Acerca de Ivana Carino

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios