Feng Shui: decoración con sabor a armonía y alegría

 

Seguramente habrás oído y leído bastante acerca de la decoración Feng Shui y te gustaría entender cómo se diferencia de la decoración habitual para el hogar.

Se trata de una forma de decorar el hogar con el fin de crear una vibrante sensación de alegría y armonía, sin importar cuál sea la religión de sus habitantes, pues la decoración Feng Shui no significa necesariamente crear una casa Zen sino crear un ambiente que nos ayude a conectarnos con una actividad específica destinada a ese espacio. Por ejemplo, una oficina en casa necesita una energía activa y vibrante, pero un dormitorio matrimonial necesitará una energía más suave y sensual.

Primer principio: Prepara tu hogar.

Aleja la energía negativa y vieja, y para eso limpia y ordena el lugar e ilumínalo convenientemente. Desde el punto de vista del Feng Shui, decorar una casa desordenada y oscura no tiene sentido.

Feng Shui: decoración con sabor a armonía y alegría 2

Segundo principio – Define el BAGUA de tu hogar

Para la filosofía Feng Shui el BAGUA es el mapa energético de tu hogar que te servirá de base para elegir qué colores se utilizarán en determinadas habitaciones, dónde y cómo colocar los muebles, qué cuadros son mejores para tu casa, etc.

Tercer principio – Comprende cómo utilizar el color

Sí, intenta comprender esto para hacer un buen uso de la decoración Feng Shui, de modo de poder cambiar la energía la casa. De acuerdo con el BAGUA previamente definido, el decorador Feng Shui decidirá si el rojo es ideal para la entrada de tu casa, o si el azul es una buena opción para tu dormitorio.

Feng Shui: decoración con sabor a armonía y alegría 4

Cuarto principio – Definir cuidadosamente los elementos de Feng Shui que necesita tu casa

Si no te molesta tener en tu hogar algunos objetos del budismo quizá ya tengas un imagen de Buda, pero si esto no es de tu agrado puedes colocar una hermosa fuente, piedras, cañas y algunas obras de arte del Feng Shui que concuerden con la carta de colores elegida.

Tomar elementos del Feng Shui no significa convertir nuestra casa en un templo Zen sino tomar lo mejor de esta filosofía para decorar con una intención clara y un estilo definido que llevará a tu hogar una notable cuota de paz y, por qué no, un toque de buen gusto y distinción.

Feng Shui: decoración con sabor a armonía y alegría 3

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Macarena Gelmi

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios