La importancia de la cama en la decoración


La cama es el elemento más importante del dormitorio, pero en muchas ocasiones queda un poco desplazado si atendemos a términos de decoración. Cuando hablamos de decoración, muchas personas atienden con mayor importancia al color de las paredes, el mobiliario, el suelo de la habitación, los complementos y otros elementos como las ventanas y las cortinas.

Pues bien, desde aquí queremos que la cama recupere ese nivel de importancia, y no sólo por los factores de comodidad y de descanso, sino también de decoración y aspectos estéticos. Los aspectos estéticos están íntimamente relacionados con la propia sensación de los usuarios al habitar esa estancia, esto es, si no se genera ese ambiente de comodidad y buenas sensaciones, importa poco que la habitación esté muy bien decorada o que todos los elementos vayan a juego, porque no se va a respirar un ambiente de relajación y comodidad, que es lo principal en un dormitorio.

La ropa de cama, elemento fundamental para conseguir una decoración completa

En los últimos años, la ropa de cama se ha convertido en un elemento igual de importante para decorar la habitación que el resto de elementos del dormitorio. Debemos tener en cuenta a la hora de escoger la ropa de cama que son importantes: los materiales, los cuidados y el estilo de la ropa de cama.

En cuanto a los materiales de la ropa de cama, el algodón es el más común porque ofrece mucha resistencia, pero también son apropiados y cuentan con sus partidarios tanto el satén como la seda, dos materiales que ofrecen un toque más distinguido y elegante al dormitorio.

Los cuidados son muy importantes porque la ropa de cama es de uso diario, por lo que se lava muy a menudo. Por esta razón es importante mantener el máximo cuidado posible para que siempre esté en perfectas condiciones.

Cuando hablamos de estilo nos referimos a que la decoración de un dormitorio está muy marcada por la ropa de cama, resulta fundamental por tanto cuidar este detalle y conseguir una decoración conjunta en la habitación en la que todos los elementos, tanto de carácter estético como funcional, mantengan un sentido común y sean compatibles entre sí.

Una tendencia muy habitual en los últimos años es la de incorporar cojines a juego con la ropa de cama, bien sea manteniendo el estilo o bien elementos que sirvan de contraste con mantas, sábanas y el resto de elementos textiles.

Colchones y camas: materiales, tamaños y calidades

Pero la ropa de cama no es más que el abrigo de los colchones y las camas. Si hablamos de colchones, lo importante es que aseguren un buen descanso. Para ello es imprescindible adquirir un colchón de calidad.

La industria de los colchones ha avanzado mucho en las últimas décadas y en la actualidad podemos encontrar colchones baratos de calidad a precios realmente increíbles. Debemos ser conscientes que un colchón es también un elemento que tiene un desgaste y que, por mucho que lo cuidemos, que es absolutamente necesario, al cabo de 10-12 años necesita ser sustituido por otro modelo.

En cuanto a estilos de cama, los hay para todos los gustos: clásicos, rústicos, bohemios, modernistas, eclécticos, romántico, juvenil, para espacios amplios, para espacios reducidos donde se prioriza la luminosidad y los colores claros y un largo etcétera de posibilidades.

Lo importante es tener claro que la cama, y por ende el colchón (que sea cómodo y resistente) son dos elementos clave a la hora de decorar el dormitorio, y que hay que intentar adaptar el resto de elementos al estilo que desarrolla la cama, para ofrecer una decoración que sea agradable a la vista pero que a la vez favorezca el descanso.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios