El toque kitsch que tu dormitorio necesita

La habitación personal es un espacio de relajación y privacidad, en el que es posible incorporar estilos divertidos y más lúdicos, que  crucen las barreras de lo clásico y se atrevan a lo transgresor y rebelde, sin temor al ridículo.

El estilo kitsch es un claro ejemplo de rebeldía y audacia. Este estilo se da el lujo de combinar elementos y accesorios de diferentes concepciones de diseño y de distintas propuestas estéticas. Colores chillones y anacronismos, todo  parece ser  válido para crear este estilo.

Colores y asimetría

El  rojo, el naranja, el rosa chicle, el azul eléctrico y el verde manzana,  son colores que no pueden faltar en tu dormitorio kitsch. Esta paleta de colores llamativos y estridentes te servirá de base cromática, con respecto a los demás elementos que incorpores en el cuarto. Puedes pintar las paredes de diferentes colores, e incluso empapelarlas con motivos geométricos y divertidos.

Accesorios y anacronismos

Lo kitsch reúne accesorios modernos y vintage, elementos decorativos futuristas y retros simultáneamente, sin temerle a la extravagancia.  Puedes ambientar tu cuarto con divertidos muebles de formas geométricas irregulares y variadas, lámparas plásticas de colores,  cojines a lunares,  accesorios de plástico y vinilo y una cama con  dosel de hierro forjado antigua.

El toque kitsch que tu dormitorio necesita 2

Lo kitsch  que muchos consideran un anti-estilo, más que una línea estética y de decoración, es una postura contra el consumismo y los mandatos de la moda y el arte.

Añadir butacas mullidas, sofás y sillones victorianos cubiertos de pieles sintéticas, lámparas de plástico, y  cortinados de terciopelo le darán a tu cuarto un ambiente kitsch propio de una película de Pedro Almodóvar.

El toque kitsch que tu dormitorio necesita 3

 

Accesorios flúo, tonos contrapuestos, elementos de todas las épocas, cuadros con marcos trabajados, fotografías de famosos y celebridades,  afiches de cine y cómics  alfombrado de animal print, y jarrones de cerámica, pueden ser algunos de los básicos infaltables para tu cuarto. Un pequeño aparato de televisión de los años 50 con antena o un radiodifusor de la misma etapa, un tocadiscos ,y una buena colección de disco de pasta ,perfeccionaran y harán más efectiva esta línea estética.

Incorpora un átmosfera kitsch a tu dormitorio, y anímate a jugar y divertirte con los colores, las formas, las tendencias de diferentes épocas, y  con tu propia idea de originalidad y creatividad.

Compartir en Google Plus

Acerca de Cecilia Chiaramello

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios