Cómo elegir un buen colchón

Cómo elegir un buen colchón 1


En este hablamos habitualmente de decoración, de ahí el nombre del mismo, pero en una vivienda existen otros aspectos igual de importantes. En alguna que otra ocasión hemos dejado claro que la salud estética es importantísima para mantener la conciliación familiar y sentirnos cómodos en el lugar donde vivimos, de ahí la relevancia de una decoración acorde a nuestros gustos.

Pero no menos importante es la salud física, podemos conseguir un aspecto estético que nos apasione pero si las diferentes estancias y el mobiliario no son cómodos y ergonómicos, todo esto sólo nos traerá problemas. A continuación os comentamos algunos consejos para elegir un buen colchón, un colchón que asegure un descanso idóneo.

En IKEA son conscientes de ello y desde hace años diseñan colchones destinados a satisfacer las necesidades de sus clientes, prestando atención a la salud pero también al bolsillo.

Consejos para elegir un buen colchón

Cómo elegir un buen colchón 2

El primer paso es saber que no existen colchones buenos o malos, sino que cada tipo de colchón es diferente y se adapta a diferentes tipos de personas atendiendo a su peso, su estatura o la forma de dormir.

La firmeza es un aspecto relevante, la firmeza hace referencia a la estabilidad que ofrece el colchón cuando estamos tumbados en él. No se refiere a la dureza, de hecho, un colchón blando puede ser muy firme.

Otro consejo importante es comprobar la duración del colchón, los colchones suelen tener una vida media entre ocho y diez años, aunque en ocasiones puede ser superior pero también inferior. En el caso de no tener un descanso placentero, es recomendable consultar con un especialista médico y si es necesario cambiar de colchón.

Cambiar de colchón supone una inversión importante, pero lo que está en juego es nuestra propia salud, por lo que no hay que escatimar en gastos. Hay que estudiar bien las posibilidades y no ser tacaños con nuestra salud.

El colchón ideal debe tiene que repartir el peso del cuerpo de manera uniforme y como decíamos anteriormente ser suficientemente firme, la firmeza no es sinónimo de dureza, pero tampoco lo es de incomodidad. De hecho, un buen colchón debe ser firme y a la vez confortable.

En cuanto a los materiales a elegir, existen muchas posibilidades: colchón viscoelástico, colchón de látex, de muelles o de espuma, lo importante es que se adapte a nuestra espalda y a nuestra fisonomía.

Post Patrocinado

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios