Así debe ser un colchón para un descanso perfecto

Un aspecto que no siempre se cuida adecuadamente a pesar de tener una importancia vital es el descanso. Dormir bien es necesario para mantener un buen estado de salud tanto a nivel físico, como mental e incluso emocional.

Es por ello que aquellas personas que encuentran especiales dificultades para dormir, o bien para hacerlo un número suficiente de horas, deberán iniciar una serie de prácticas de higiene del sueño. Si aun así no se lograra solucionar el problema, sería momento de acudir a un especialista. Pero antes de esto, hay que prestar atención al tipo de colchón en el que se está durmiendo, ya que existen muchas probabilidades de que en este elemento esté la clave.

Elegir el colchón adecuado no solo beneficia el sueño, sino la salud a nivel general. En este sentido, existe una serie de aspectos que se deben tener en cuenta. Hay que tener en cuenta que los molestos dolores de espalda tan comunes en la población suelen guardar mucha relación con el descanso, y con el tipo de colchón escogido.

El colchón viscoelástico, una auténtica joya para tu descanso

Los colchones viscoelásticos de Khama son una de las mejores opciones con las que cuenta el mercado en este momento. La viscoelástica permite que el colchón se adapte al cuerpo, pero sin esa incómoda sensación de hundimiento que dan otros materiales. Además, la viscoelástica hace el sueño más agradable al ser termoadaptable, es decir, al adaptarse a la temperatura del cuerpo.

¿Y cómo debe ser el somier de tu colchón?

La base del colchón es una parte del mismo que también incide de forma importante en la comodidad a la hora de descansar. Los expertos recomiendan que el somier sea firme y uniforme. De esta manera, el que contenga unas láminas más cercanas entre sí se adaptará mejor a la forma y el peso del cuerpo de la persona, y esto evitará los dolores de espalda.

Los especialistas recomiendan también que el colchón sea lo suficientemente firme, sin llegar a ser demasiado duro. Cuando el colchón es excesivamente blando no tiene fácil arreglo. En cambio cuando es muy duro puede adaptarse colocando un sobrecolchón fino, lo cual hará además que sea más mullido. Al hablar de colchones, la firmeza no es un concepto absoluto, sino que irá en función de la persona y sus características de talla y peso.

Grande, por favor

Por otro lado debe ser un colchón homogéneo, de forma que el cuerpo pueda mantenerse apoyado sin que se formen huecos. Igualmente importante es que sea flexible, para que se pueda adaptar a la curvatura de la columna y esta se mantenga en posición recta.

Con respecto al tamaño del colchón, lo ideal es que este sea grande. Debe tener un mínimo de 160 centímetros, pero lo ideal es que alcance los 180. Y aunque la altura de quienes duermen en el colchón es muy importante, también hay que tener en cuenta si un miembro de la pareja se mueve demasiado. En este caso, cuando mayor sea el colchón, menos probabilidades habrá de que esos movimientos afecten al sueño de la otra persona y le causen dolores en la espalda.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios