El planchado a vapor marcará la diferencia en tu rutina


Algunos de los grandes aliados de la decoración son, sin duda, los elementos textiles. Algo tan sencillo como incluir unas bonitas cortinas o manteles en la decoración de una habitación puede cambiar por completo su estilo. A la hora de cuidar este tipo de elementos una gran aliada puede ser la plancha a vapor, ya que permite que las telas luzcan sin arrugas en muy poco tiempo.

Apostar por elementos textiles es, sin duda, un gran acierto, ya que permite cambiar el estilo de la decoración de una forma rápida, limpia y económica. Es por ello por lo que puede ser una buena idea tener guardados varios juegos de manteles, ropa de cama o cortinas e irlos alternando. De esta forma, podrás darle un mayor dinamismo a la estética de la habitación.

Sin embargo, es conveniente tener en cuenta que los textiles requieren de unos cuidados determinados. Entre ellos se encuentra el planchado, que nos permite que las telas luzcan lisas como el primer día. Este cuidado puede ser un poco engorroso si se trata de telas de gran tamaño. Afortunadamente, el planchado a vapor garantiza unos resultados óptimos en muy poco tiempo. Así mismo, si tomamos en cuenta un par de consejos, conseguiremos grandes resultados de una forma muy cómoda.

Planchar el nórdico encima de la cama

Uno de los trucos más extendidos consiste en planchar el nórdico una vez puesto sobre la cama. Esto se debe a que la ropa de cama a menudo queda mal planchada, ya que las tablas de planchar suelen ser muy pequeñas para este tipo de artículos. Una buena solución para que la cama quede perfecta es aplicar la plancha directamente sobre el nórdico puesto.

Este truco también se puede emplear para planchar las sábanas u otro tipo de ropa de cama. Sin embargo, en esos casos es recomendable tener cuidado con el colchón, ya que un exceso de vapor podría dañarlo.

Colgar las cortinas húmedas

Un consejo que puede facilitar el planchado de las cortinas es colgarlas al sacarlas de la lavadora. De esta forma, evitaremos que se formen demasiadas arrugas y será más fácil plancharlas posteriormente. Una vez secas, se pueden volver a descolgar y plancharlas de forma normal.

Es conveniente tener en cuenta varios factores al llevar a cabo esta práctica, ya que, si no se realiza de forma adecuada, podría tener algunos inconvenientes. Es importante tener en cuenta que se producirá un aumento de la humedad en la estancia. Para reducir su impacto es conveniente mantener las ventanas abiertas y, de este modo, hacer que las sábanas se sequen antes. En los meses de frío una buena alternativa es poner a funcionar la calefacción. Así mismo, con un deshumidificador el problema desaparecerá.

Muebles adaptados para la plancha

Asímismo, una de las últimas tendencias en decoración e interiorismo es la elaboración de muebles adaptados para guardar la plancha. Se trata de un mobiliario especializado que integra tanto la tabla de planchar como un espacio para guardar la propia plancha. De esta forma, es posible prescindir del clásico rincón de la plancha y aprovechar al máximo el espacio.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios