La monocromía del blanco y negro

 

Las decoraciones en colores blanco y negro son cada vez más utilizadas para todo tipo de ambientes. La combinación de estas dos tonalidades, hace que los lugares se vean sofisticados y elegantes. Sin embargo, es necesario mantener un equilibrio entre ambos para que el ambiente se vea equilibrado y no haya una desproporción entre la luminosidad o la oscuridad.

El color blanco en la decoración: La elección de este tono impone simplicidad, fuerza, elegancia y estilo. Es un recurso para establecer ambientes relajados y de tranquilidad dentro de la decoración de la casa u oficina. El color blanco es muy versátil y permite la combinación con cualquier otro tono, estilo y entorno decorativo. Este color puede ser usado de fondo, como tonalidad base y permite utilizar objetos de otros colores para complementar la decoración.

El color negro en la decoración: Es sinónimo de elegancia, poder, formalidad y también de misterio. En algunas oportunidades también se asocia al color negro con el miedo, la soledad y lo desconocido. Antiguamente, el color negro estaba cargado de connotaciones psicológicas que lo asociaba a lo negativo y por eso no era bien visto utilizar esta tonalidad en las decoraciones. En la actualidad, esa idea se ha disipado y es uno de los colores preferidos y de moda para otorgar un aire de distinción a los ambientes.

La utilización de estos dos colores en la decoración es un clásico que siempre hace lucir elegante al cuarto en el que se utiliza esta combinación. La clave para lograr una decoración sobria y elegante, está en sabes utilizar y equilibrar adecuadamente la luminosidad del blanco y la oscuridad del negro. Los decoradores aseguran que el atractivo de estos dos colores en conjunto, no tiene límites en el tiempo.

Si decides que el predominio sea del color negro, se pueden utilizar muebles de este color. También, si lo prefieres, se puede pintar una o dos paredes con tonos oscuros y el resto en blanco para crear un contraste y brindar más luz al ambiente. Sin embargo, la pureza del color blanco crea un gran efecto de luminosidad en el ambiente a la vez que da la sensación de ampliar el espacio. Ese es el efecto que se quiere crear con una ambientación minimalista. La monocromía también es importante en este caso para crear un contraste en detalles ornamentales aunque, las formas de los objetos deben reducirse lo más que se pueda. Una alfombra en blanco y negro y algunos marcos de cuadros, pueden ser los elementos perfectos para cortar con la simpleza del color blanco.

La monocromía del blanco y negro 1

La monocromía del blanco y negro 2

La monocromía del blanco y negro 3

Compartir en Google Plus

Acerca de Macarena Gelmi

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios

2 comentarios

  1. […] binomio blanco/negro está de ultimísima moda, y las propuestas más actuales en decoración te invitan a lucirlo en […]

  2. […] reducir al máximo los elementos, las formas y los volúmenes, prescindiendo incluso del color (el blanco y el negro son los colores más utilizados en los ambientes minimalistas). La máxima de este estilo lo deja […]