Las características de los colores fríos

Los tonos fríos son aquellos que generan sensaciones de relajación al entrar en un ambiente. También tienen la habilidad de ampliar la visión de un ambiente, de transmitir un efecto de retroceso y alejamiento, produciendo distanciamiento entre los elementos que componen un ambiente. Así mismo, con este tipo de colores podemos lograr una impresión de reposo y calma, pero hay que saber utilizarlos, porque de lo contrario, pueden hasta generar una sensación de tristeza y soledad.

Como veremos en esta oportunidad, los colores en la decoración de una casa son capaces de producir reacciones y estados de ánimo distintos dependiendo de las personas que los miren. Lógicamente, afectan también a las dimensiones que tiene un espacio en sí (alto, ancho, profundidad), que según su utilización afectarán a la visión de ellos.

Pero es importante, así como lo sugerimos con los colores cálidos, que a la hora de redecorar y pintar un ambiente de nuestra casa, lo hagamos con aquel tono que más ayude a destacar las propiedades del lugar. A continuación, con una sencilla guía, podrás deducir aquel tono frío que más ayudará a relucir tu habitación, tu cocina, tu baño o tu living.

– Azul: dentro de la gama de los tonos fríos, es el más intenso. Se caracteriza por transmitir serenidad, y es recomendable para ambientes de trabajo, como oficinas, o de descanso, como dormitorios. En su combinación con el verde o el violeta, reduce su frialdad. No es conveniente utilizarlo en aquellas habitaciones que tengan luminosidad natural, ya que la reducen.

– Violeta: se destaca por la sensación de misterio que provoca, pero sin embargo también se caracteriza por su indiferencia y distancia en la decoración. Es conveniente utilizarlo en combinación de colores cálidos como el rojo, lo que energizará más el lugar.

-Verde: siempre se ha caracterizado por su innata relación con la naturaleza, y además es un color que según la combinación que se le brinde, genera distintas sensaciones. Expresa equilibrio, frescura y vegetación. Así mismo, los detalles deberán darse con colores pasteles o neutros, para generar otra dimensión de su pureza.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Macarena Gelmi

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios

1 comentario

  1. […] y vitalidad en los más pequeños. Por su lado, el amarillo influirá en su desarrollo intelectual. Tonos fríos, como el azul o el verde, ayudarán a su concentración, logrando que el niño permanezca en un […]