Eliminar moho y humedad de las paredes


Si vives en un clima húmedo o si por algún motivo en tus techos o paredes han aparecido manchas de humedad y moho, es posible darles solución poniendo manos a la obra, ya que lo principal para una decoración de interiores es contar con paredes y techos en perfecto estado que no malogren nuestro trabajo.

Necesitarás un limpiador de moho, que lo elimina y evita que vuelva a aparecer estre microorganismo, y una pintura antimanchas. Puedes aplicar un aditivo antimoho para que tu pintura repela la aparición del mismo.

Comienza limpiando tu pared con limpiador de moho embebiendo un trapo. Deja secar muy bien toda la superficie tratada. Protege el suelo de posibles salpicaduras y comienza a aplicar sobre la pared, ya seca, con rodillo, previamente prepara las esquinas con una brocha.

Deja secar la primera capa al menos seis horas. Aplica entonces la segunda capa de pintura antimanchas. Claro que este tipo de productos sólo viene en color blanco.

Pero si deseas darle color a tus paredes, puedes aplicar otra idea: agregar aditivo antimoho a tu pintura plástica del color que deseas, sigue bien las instrucciones del producto, prestando atención a la cantidad de aditivo que debes agregar a la totalidad de la pintura a utilizar. Mezcla muy bien y pinta como habitualmente lo haces.

Más allá de los problemas de humedad motivados por cuestiones estructurales como filtraciones y condensación, puedes hacer mucho por evitar que la humedad deje manchas en tus paredes. Es que a diario en una vivienda se producen muchos litros de humedad, producto de nuestra propia respiración, de los alimentos que cocinamos, entre otras cosas.

Así que para minimizar la humedad interior de la casa, es importante que cuentes con un extractor que retire la humedad que se produce cuando cocinas algo con vapor o hirviendo, también debes evitar tomar por costumbre secar ropa en el interior de la casa, o tener demasiados recipientes con agua en la casa, como floreros.

Ventila adecuadamente tus ambientes: aún en invierno, es importante abrir al menos un rato cada día las ventanas para renovar el aire de la casa. Permitir una buena circulación de aire permite que la humedad se vaya y así tus ambientes permanecen más secos.
Más allá de estos consejos, procura que un experto te asesore en cuanto a cuestiones estructurales, como rejillas de ventilación y otros.

Vía: Titanlux.tv

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios