Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Consejos para disimular los cables en la decoración

Consejos para disimular los cables en la decoración

En la actualidad estamos acostumbrados a tener una serie de aparatos eléctricos que nos rodean permanentemente, y es por eso que sentimos que no podemos prescindir de ellos, aunque como contrapartida, nos dejan varios cables dando vuelta por la casa. Para evitar que estos antiestéticos cables arruinen nuestra decoración de interiores, veremos algunos consejos para disimular los cables en la decoración.

En cualquier tienda de hogar encontrarás tuberías que pueden servir para canalizar tus cables y ocultarlos, elije un material muy flexible que haga sencillo deslizar los cables por dentro. Asimismo, puedes comprar unas tiras de velcro que sirven para agrupar cables.

Sustituye los cables excesivamente largos por otros más cortos y cúbrelos. Mide el largo desde el aparato al enchufe más cercano. Ten en cuenta la distancia desde la TV, ordenador o módem al enchufe. Ten en cuenta que esa es la medida del material que utilices para cubrir el cable que vas a necesitar. Haz un listado de los cables y medidas, añade siempre un poco más por las dudas.

En cuanto a los caños para ocultar cables, deberás tener en cuenta que el diámetro del caño dependerá de cuántos cables tengas y de su anchura y la profundidad de los cables.

Si lo que tratas es de ocultar cables largos de televisión o Internet, localiza el inicio de la extensión del cable y desliza la línea del cable contra la pared entre la alfombra y el suelo. Si no tienes alfombra, pega el cable contra la base de la pared para evitar tropiezos.

Siempre que puedas, coloca los cables detrás de un mueble y objeto voluminoso que será la manera más fácil de esconder los cables.

Existen además unas cajas muy decorativas que permiten guardar el montón de cables y que no se vean, y que se ven como un adorno más.

Otra opción más prolija y también más trabajosa es la de picar la pared y embutir el cable, luego puedes rellenar la pared con enduido plástico, que lijarás que una vez seco para pintar.

Y otra forma más de disimular los cables, es pintarlos del mismo color de las paredes, teniendo la precaución de fijarlos bien sujetos a los bordes y ángulos de la pared misma, verás que logras mimetizarlos muy bien con el fondo.

Vía: Y como

Si te ha gustado compártela con tus amigos

Anímate y déjanos tu comentario