Consejos para decorar una habitación alquilada


Con la llegada de septiembre son muchas las personas, tanto trabajadores como estudiantes, que se trasladan a pisos de alquiler. Uno de los principales retos que lleva consigo la aventura de vivir en una nueva casa es la decoración de la habitación. Para poder llevar con éxito esta tarea una buena idea puede ser consultar páginas especializadas, como Ganeshadecoracion.com para inspirarse y tratar de poner en práctica algunos trucos.

En la mayoría de los casos las habitaciones alquiladas se encuentran con una decoración escasa y, a menudo, impersonal. Al no tratarse de un espacio que sea de la propiedad del inquilino, las opciones de decoración se ven limitadas. Esto se debe a que muchas personas no están dispuestas a comprar mobiliario nuevo o a realizar una reforma. Sin embargo, sí que existen pequeñas acciones que se pueden llevar a cabo para darle un aire diferente a la habitación y que se identifique con el estilo y personalidad del inquilino.

Piensa en una redistribución de los muebles

Una gran parte de las habitaciones que se alquilan cuentan con piezas sueltas de mobiliario, ya que los propietarios tienden a ahorrar. Esto puede ser un punto positivo, ya que permite una mayor facilidad a la hora de redistribuir los muebles.

Por ejemplo, si tenemos una cama individual en el medio de la habitación y queremos tener más espacio disponible, una buena idea es situarla contra una de las paredes. De esta forma, estaremos ganado espacio y el cuarto se verá más libre. Lo mismo sucede con el resto de los muebles.

Aprovecha los recursos

Una de las claves para lograr una decoración adaptada a las personas es pensar previamente en los hábitos y forma de vida de la persona. Por ejemplo, si se trata de un estudiante que va a pasar muchas horas trabajando en una mesa de escritorio, será positivo situar esta al lado de una ventana. De esta forma, podrá aprovechar al máximo las horas de luz natural.

Disimula las cosas que no te interesen

Existen determinados objetos que necesitamos usar en nuestro día a día pero que pueden no resultar bonitos. Un claro ejemplo son los cables que necesitamos para conectar nuestros dispositivos a la corriente eléctrica. Así mismo, no siempre disponemos de enchufes en el lugar preciso donde los necesitamos, hecho que nos obliga a usar alargadores y regletas que pueden desentonar con la decoración de la estancia. En estos casos es conveniente ocultarlos o bien por detrás de los muebles o bien con cajas diseñadas para ese fin.

Echa mano de fotografías

Las fotografías, así como las postales o ilustraciones pueden ser tus grandes aliadas a la hora de decorar una nueva habitación. Así mismo, son fáciles de transportar, por lo que podrás llevarlas contigo en cualquier mudanza.

La composición es completamente abierta y depende de los gustos personales de cada persona. Basta con buscar un trozo de pared libre y dar rienda suelta a la imaginación. Así mismo, para fijarlas a la pared puedes usar tanto cinta adhesiva como masilla fijadora. En caso de optar por la cinta, una buena idea puede ser comprar artículos con diseños originales, ya que aportarán un estilo único a las imágenes.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios