Platos de ducha, diseño y eficiencia en tu baño


El baño es una de las estancias o habitaciones más importantes de la casa, en ocasiones no le damos la suficiente importancia, pero si lo pensamos bien, es un lugar en el que pasamos mucho tiempo durante el día, y como tal, debe resultarnos cómodo, tanto estéticamente como en el aspecto más físico.

Uno de los elementos más importantes de un baño es la ducha. Elegir un buen plato de ducha que armonice con el resto de elementos del baño es fundamental para conseguir una estancia confortable. El primer requisito fundamental que debe tener un plato de ducha es la seguridad, existen infinidad de platos de ducha diferentes (materiales, formas, tamaños, etc.), pero todos tienen que garantizar un mínimo de seguridad.

Muchos fabricantes, como es el caso de Cerámicas Gala, establecen diferentes categorías de platos de ducha atendiendo a su forma. De ese modo tenemos platos de ducha angulares, cuadrados, rectangulares y la posibilidad de un corte a medida.

En ese caso, el fabricante incluye dentro de cada categoría los diferentes materiales. Habitualmente los materiales con los que se trabaja en los platos de ducha son: acero esmaltado, cerámica, materiales acrílicos, material de obra, resinas, piedra natural o piedra compuesta entre otros. Cada uno de ellos presenta diferentes ventajas e inconvenientes y pueden ofrecerle al baño diferentes toques estéticos.

A la hora de elegir un plato de ducha es importante como comentamos la seguridad, pero también hay  que tener en cuenta otra serie de aspectos, los más destacados son: la resistencia a los golpes, la temperatura al tacto, la posibilidad de ser pulidos y la suciedad que se genera, la higiene (para evitar la acumulación de hongos o bacterias),  etc.

Con respecto a los materiales, los fabricantes están en continua innovación y en cada temporada presentan novedades. Materiales que ofrecen mayor resistencia a los agentes externos, que son más duros y por tanto más resistentes a la ralladura, tienen mayor capacidad térmica…

Por qué elegir un plato de ducha en lugar de una bañera

El motivo principal es la eficiencia. Un plato de ducha ocupa menos espacio que una bañera, por lo que se puede aprovechar mejor el espacio que tenemos en el cuarto de baño.

Por otra parte, instalar un plato de ducha es una buena forma de colaborar con el medio ambiente, ya que en una ducha se utilizan muchos menos litros de agua que en un baño, que necesitamos llenar toda la bañera.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios