Los grandes errores de la construcción a lo largo de la historia (parte II)

Todo puede suceder. Errar es humano y ciertos arquitectos o constructores han errado en la realización de ciertas construcciones que, en el peor de los casos, provocaron tragedias o inconvenientes de considerable gravedad.

Pero como de los errores se aprende, estos hechos del pasado han servido para no volver a cometer acciones similares. En esta segunda parte de la nota te vamos a seguir contando sobre los errores de la arquitectura en diferentes construcciones que se realizaron a lo largo de la historia.

La Torre de Pisa

No podía faltar en esta serie de artículos. Sin lugar a dudas, es una de las edificaciones y atracciones turísticas más populares del mundo. La típica la fotografía con la persona soportando el peso de la estructura, es todo un icono y una gran atracción turística.

Esta construcción fue realizada en agosto del año 1372, su altura es de poco más de 55 metros, tiene un peso estimado en 14.700 toneladas y, lo más relevante, posee una inclinación de 4° y 3,9 metros alejado de su posición vertical. Además, tiene ocho niveles y una escalera interna en espiral con 294 escalones.

Seguramente te estarás preguntando cuál fue el error, si es que ya no lo sabes, resulta que el suelo pantanoso en el que está construida y la poca profundidad, de apenas 3 metros, no soportaron la estructura, por lo que quedó con esta agradable inclinación. Un gran error y, a la vez, un punto a favor para el turismo en Italia.

Hotel Vdara en Las Vegas

Tras su inauguración en 2009, el diseño cóncavo y reflectante de los vidrios del edificio actuó como un gran reflector que dirigió los rayos del sol hacia las terrazas y piscina del recinto a distintas horas, quemando a algunas personas e incluso derritiendo objetos plásticos. Se trata de un problema de diseño, debido a que su fachada cóncava genera puntos de calor que son de peligro para la salud humana.

Se cuenta que un día, un poderoso rayo reflectante de la torre del Hotel Vdara amenazó la vida de un visitante que se encontraba tomando sol en las piscinas. Un rayo, que llegó hasta el lugar donde éste se encontraba tomando sol, provocó tal calor que todas las superficies que el visitante tocó a su alrededor estaban ardiendo. Salió ileso, con algunas quemaduras en el cuerpo. Cuando regresó minutos más tarde, los vasos plásticos y su bolso estaban quemados.

Debido a este y a hechos similares, los empleados y residentes no dudaron en bautizar el fenómeno como el rayo de la muerte. El edificio aún siguen en pié y la única solución que se ha encontrado es el uso de sombrillas.

Vía: latercera.com, plataformaarquitectura.com

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios

1 comentario

  1. […] es el tercer artículo en el cual te presentamos los grandes errores que han tenido los constructores y arquitectos en […]